Literario

cache_2431963230

Grandes Poetas y Escritores, principalmente de nuestra tierra, que con sus versos han traspasado nuestras fronteras, han dedicado a esta hermandad a lo largo de su historia, innumerables composiciones literarias, tales como, Julio Mariscal Monte o Antonio Murciano,  entre otros.

A continuación hemos querido hacer un breve resumen de algunos de ellos, con los versos más bellos dedicados a nuestras Imágenes Titulares.

“Para mis hermanos de Ntro. Padre Jesús de las Tres Caídas y
María Stma. de la Amargura, por cuatro años  de penitencia.
Arcos y Marzo de 1944. Julio Mariscal”
 SEÑOR DE LAS TRES CAÍDAS  MARÍA STMA. DE LA AMARGURA
 II
Un lucerito besaba
la sangre de tus heridas,
tu madre, sola, lloraba,
Cristo de las Tres Caídas,
la amargura la embargaba.
III
Se va oscureciendo el sol,
se va cerrando la tarde,
se va oscureciendo el sol,
y el Cristo de las Caídas
se va muriendo de amor.
VII
Con tu amargura seguías,
y nadie te consolaba,
la tarde, sin sol, moría,
y en tus ojos se pintaba
el sello de la agonía.
VIII
Dame Señor tus heridas,
déjame llevar tu cruz,
dame Señor tus heridas
y no me niegues tu luz
¡Cristo de las Tres Caídas!
 I
¡Y tu lo viste muriendo,
Mare mía de la Amargura!
¡Qué blanca sobre tu frente
iba poniendo la luna
los reflejos de la muerte!
II
¡Quién pudiera , mare mía,
consolarte en tu amargura
y seguirte en la agonía,
y junto en la sepultura
tenerte en mi compañía.
V
Mare mía de la Amargura,
¡qué pena me da mirarte
a solas con tu dolor,
¡quién pudiera, marecita,
abrirte mi corazón! 

 

 

 

 

LAS TRES CAÍDAS
TRES IMPRESIONES DE MADRUGADA A MI AMARGURA SAETAS DEL LUNES SANTO
II
¡Cristo de las Tres Caídas!
¡Qué pena daba mirarte!
¡Qué pena oculta!Por esas cuestas, llorando
La Virgen sale en su busca,
Y su corazón de plata
Alumbra como la luna.

¡Ay, y no podían quitarle
la cruz, de encima!
¡La cruz que le pesa tanto
que le dobla sus rodillas!

¿No veis la sangre en sus hombros?
¿No le veis cómo respira?

¡Hijo que cayó tres veces!
¡Cristo de las Tres Caídas!

Jesús de las Cuevas 

 Para aliviar tu amargura
no tengo gesto ni mano.
Tu dolor es sobre humano.
Mi voz no alcanza tu altura,
no me crece la estatura
de mi dolor ante el tuyo,
no me queda más arrullo
que el brote de una oración,
no tiene mi corazón
más que el eco de un murmullo,
más que el eco de un murmullo
para tu dolor sin fin,
y no hay rincón ni confín
que tu dolor haga suyo,
halla sólo senda dura
en tu inmenso desamparo.
Ni una luz ni un alba claro
mi Virgen de la Amargura
en tu corazón no sientes
los rumores de la vida,
se ha quedado detenida
con tus dolores silentes.
No germinan las simientes,
los soles nieblan sus luces,
no  suenan los arcaduces
de la huerta florecida,
y caída tras caída
vas cosechando tus cruces.Antonio Luis Baena
 1.ª
Tres veces cayó en el suelo
Y otras tres se levantó.
¿Quién consuela el desconsuelo
del que al suelo se cayó,
siendo Rey de tierra y cielo?4.ª
Tres tropiezos, tres herías,
tres golpes de sangre en flor,
tres horitas de agonías,
tres Marías y un Amor,
¡Cristo de las Tres Caías!

5.ª
Lleno de pena y quebranto,
empapao en suor frío,
Caío que no alevanto,
pasa por el lao mío
El Señor del Lunes Santo

Antonio Murciano




Comments are closed.